Share

Una soberana moneda de oro

Prepárate para sumergirte en el fascinante mundo de una de las monedas de oro más famosas del mundo: el Sovereign (o Soberano, en español). Si tuviéramos que elegir la moneda más emblemática de la Royal Mint, el Soberano, con una historia que abarca más de 500 años, sería probablemente la primera nominada. No en balde, este tesoro del Reino Unido es codiciado por inversores y coleccionistas de todo el mundo.
Este artículo te llevará en un viaje fascinante desde la creación de la famosa moneda hasta nuestros días.

Historia

Originalmente, el Soberano era una moneda circulante aceptada en Gran Bretaña y en el resto del mundo. Sin embargo, ya no está en circulación. En la actualidad, es básicamente una moneda de inversión o ahorro en oro y de coleccionismo; en ocasiones, incluso se engarza en joyas.  A pesar de ello, sigue considerándose moneda de curso legal en el Reino Unido.

En el año 1489, bajo el reinado de Enrique VII, el Soberano (Sovereing en inglés) hizo su gran debut. Aquella moneda de oro martillado no era sólo una divisa, sino un símbolo de majestad y riqueza. Su tamaño era imponente, su diseño majestuoso y tenía la distinción de ser la moneda más valiosa jamás acuñada en Inglaterra.

En 1603, el año de la ascensión del rey James I. El Soberano tuvo un duro revés al dejar de acuñarse, cuando el monarca emitió en 1604 una nueva pieza de veinte chelines, oportunamente llamada Unite. Pero el Soberano no estaba destinado al olvido: en 1817, entre los ecos de las guerras revolucionarias francesas y las guerras napoleónicas, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda se enfrentaba a la inestabilidad económica. En un audaz movimiento para estabilizar la libra esterlina, el gobierno lanzó el Gran Reacuñación (en inglés, The Great Recoinage). Aquello marcó el regreso triunfal del Soberano, reintroducido para restablecer el equilibrio en la moneda del reino. Así fue como, el Soberano, símbolo de resistencia y adaptabilidad, continuó su legado en los anales de la historia numismática británica.acu

Sin embargo, el viaje del Soberano estaba lejos de terminar; más de un siglo después, en 1817, la moneda regresó triunfante. Tras las guerras napoleónicas, el Reino Unido quiso reformar su moneda. Así fue como renació el Soberano, de menor tamaño, pero aún inigualable por la calidad y belleza de su diseño.

En la era moderna, 2020 marcó un hito importante para el Soberano. Se conmemoraba el 200 aniversario de la muerte de Jorge III, el primer monarca que engalanó el Soberano moderno. De este modo, la soberana moneda sigue siendo un testimonio de la rica y vibrante historia de la numismática británica.

En el gran tapiz de la moneda mundial, el Soberano brilla como un faro de precisión y arte. No es sólo una moneda, sino un testimonio del cenit de la artesanía de acuñación. No en balde, en la actualidad, ostenta el distinguido título de ser la moneda más meticulosamente especificada del planeta.

En efecto: el Soberano es algo más que una moneda. Es un símbolo de prestigio, un símbolo de logro tecnológico que a menudo se regala y exhibe con inmenso orgullo, incluso como joya engarzada en un collar o una pulsera. Su atractivo trasciende las fronteras del tiempo, convirtiéndola en la moneda más antigua del mundo que sigue acuñándose en la actualidad.

Así pues, la próxima vez que tengas un Soberano en tus manos, recuerda que no es sólo una moneda, sino un pedazo de historia, un símbolo de prestigio y una obra maestra del arte de la acuñación.

Diseño y especificaciones

El Soberano (Sovereign) es una moneda ampliamente conocida y celebrada por su excepcional diseño y artesanía. Esta moneda pesa 7,98 gramos (y contiene 7,32 gramos de oro puro), tiene un diámetro de 22 mm y está fabricada en oro de 22 quilates. Los elementos del diseño incluyen el retrato del monarca reinante en el anverso y San Jorge matando al dragón en el reverso. El diseño icónico del reverso de la moneda del Soberano fue creado por el grabador italiano Benedetto Pistrucci. Su diseño, que representaba a San Jorge (Santo patrón de Inglaterra) y al dragón, pretendía que la moneda fuera lo más emblemática posible.

El Soberano británico tiene un tono rojizo debido a su composición, ya que está fabricada con 0,2354 onzas troy de oro puro, pero no con una pureza del 100%, sino del 91,7%. El oro se mezcla con cobre u otros metales, lo que le confiere su característico color rojizo. Esta aleación se utiliza para que la moneda sea más duradera y resistente al desgaste, ya que el oro es un metal blando.

Monedas Soberano más valiosas

Como seguramente ya te habrás imaginado, el valor de los soberanos puede variar enormemente en función de su antigüedad, rareza y estado. Estas son algunos de los Soberanos más valiosas que se conocen:

  1. Soberano de 1953: los primeros soberanos que se acuñaron tras la subida al trono de la reina Isabel II en 1953. Sólo se produjeron tres monedas de prueba y las coronas, dobles y medios soberanos que las acompañaban. Un juego de estas monedas se encuentra en el Museo de la Royal Mint, otro en el Museo Británico y el último en la Colección Real. Dado que nunca se ha vendido ninguna serie, es imposible asignarles un valor exacto, pero tiene que ser elevadísimo.
  2. Soberano de 1819: Durante el reinado de Jorge III en 1819, se acuñaron un total de 3.574 soberanos. Aunque no fue la tirada más baja, hoy en día sólo se conocen diez ejemplares de estos soberanos. Debido a su extrema rareza, estos soberanos de 1819 se venden a precios muy elevados, incluso en mal estado. Uno de los mejores ejemplares de estos soberanos se vendió por la friolera de 186.000 libras esterlinas (aproximadamente 289.000 dólares) el 8 de mayo de 2013 en la casa de subastas Baldwin’s.
  3. Los soberanos de Eduardo VIII son un excelente ejemplo de una tirada de producción limitada, ya que el rey solo estuvo en el trono por un breve periodo en 1936. La acuñación masiva de estas monedas se suspendió antes incluso de comenzar, en enero de 1937, debido a la abdicación del monarca. Como resultado, sólo se produjeron unas pocas monedas de prueba y ahora se consideran raras y valiosas.
  4. Los diseños del “reverso del escudo” se han utilizado en contadas ocasiones para celebrar años de jubileo (como 2002, 2012 y 2022). Debido a su rareza y a la belleza de su diseño, son muy codiciadas por los coleccionistas y sus precios se disparan.

Dicho todo esto, los precios de estas monedas pueden fluctuar en función del estado de conservación de la moneda, el precio actual del oro y la demanda entre los coleccionistas de soberanos.

Sobrefechas:

Las sobrefechas son bastante raras en los soberanos, probablemente porque el soberano de oro era la moneda más emblemática. En las denominaciones inferiores, las sobrefechas solían ser más comunes. Sólo se conocen sobrefechas de soberanos británicos en tres años: 1843 sobre 1842, 1872 (Ceca de Melbourne) sobre 1871, 1880 sobre 1870 (con B.P.), y 1880 sobre 1870 (sin B.P.).*

* Las iniciales “B.P.” que aparecen en las monedas del Soberano representan el nombre de Benedetto Pistrucci, que diseñó la imagen de San Jorge y el dragón del reverso de los soberanos de oro. Es una práctica habitual que los diseñadores o grabadores de monedas incluyan su nombre o iniciales en las monedas que diseñan. Las iniciales “B.P.” también figuran en algunos medios soberanos y coronas. El exergo, que es la parte de la moneda situada bajo el diseño principal del reverso, es el lugar más común donde se encuentran las iniciales “B.P.”. Sin embargo, en algunos soberanos anteriores, puede encontrarse oculta en el suelo, debajo de la lanza o lanza rota. En los soberanos de cabeza laureada de Jorge IV, las iniciales “B.P.” también pueden encontrarse de forma bastante prominente bajo el retrato.

Proceso de acuñación

Los soberanon se acuñaron con procesos y técnicas avanzados en diversos lugares, como la Royal Mint de Londres y las cecas sucursales de Canadá, Australia, India y Sudáfrica.

El proceso de acuñación del soberano es preciso y meticuloso. No en balde, el Soberano es una de las monedas con las especificaciones más estrictas del mundo, garantizadas con cinco decimales. El moderno proceso de acuñación implica técnicas de grabado precisas, centradas en la producción a alta velocidad.

La moneda que nos ocupa tiene una historia única asociada a cada ceca que la ha producido. La marca de ceca (una letra que simboliza la ciudad o el país de origen) figura en el reverso de la moneda. En el caso de los soberanos de San Jorge y el Dragón, se encuentra en el exergo, entre el diseño y la fecha. Esta característica ayuda a distinguir las monedas producidas en Londres de las fabricadas en otras sucursales de la Real Casa de la Moneda:

Londres, Reino Unido: sede original de la Royal Mint. Los soberanos acuñados aquí no llevan la marca de ceca.

Sydney, Melbourne y Perth, Australia: Los soberanos emitidos en Australia llevaban inicialmente un diseño local único, pero en 1887 todos los nuevos soberanos adoptaron el diseño de Jorge y Dragón de Pistrucci. Las marcas de ceca para estas localidades son “S“, “M” y “P“, respectivamente.

Ottawa, Canadá: La marca de ceca para esta localidad es “C“.

Bombay (India): Desde 2013 se acuñan soberanos en la India para el mercado local, además de la producción en Gran Bretaña de la Royal Mint. La marca de ceca para esta localidad es “I“. Esta ceca india, establecida en los últimos meses de la Primera Guerra Mundial, sólo acuñó Soberanos durante un año, lo que hace que estas monedas sean muy codiciadas por los coleccionistas. Se acuñaron 1.294.372 de estas monedas entre el 15 de agosto de 1918 y finales de año. La Fábrica de la Moneda de Bombay cerró en abril de 1919.

Pretoria, Sudáfrica: La marca de ceca de esta localidad es “SA“.

El Soberano como inversión

El soberano de oro es una moneda especialmente apta para el ahorro y la inversión en oro por una serie de motivos que enumeramos a continuación:

  1. Atractivo histórico: como hemos visto, el Soberano tiene una rica historia que se remonta a 1489 bajo el reinado de Enrique VII, lo que aumenta su atractivo en determinadas piezas no sólo por el oro, sino también por su valor numismático.
  2. Fácil de comerciar: Su pequeño tamaño hace que sea más fácil de comerciar y más asequible que los lingotes de oro más grandes.
  3. Exención de impuestos: Todos los Soberanos Británicos y las monedas Britannia acuñadas después de 1837 están exentos del Impuesto sobre las Ganancias de Capital (IGC), lo que las convierte en una inversión fiscalmente eficiente. Sin embargo, es crucial realizar una investigación exhaustiva y evaluar cuidadosamente sus objetivos financieros antes de tomar cualquier decisión de inversión.
  4. Conocida y reconocida en todo el mundo: el soberano es una de las monedas de oro más famosas del mundo, hecho que facilita su compraventa, ya que los inversores y ahorradores están familiarizados con ella, aumentando la confianza en las transacciones.

… Y hasta aquí nuestro artículo sobre el Soberano; esperamos que lo haya disfrutado y hayas aprendido alguna cosa sobre una de las monedas británicas por excelencia.
Si conoces a alguien a quien le puede interesar, no dudes en compartirlo. Gracias por seguirnos el blog de NCV y ¡hasta la próxima!