Share

Los coleccionistas tienen la palabra

Antes que nada, agradecer de antemano la participación en este post de Giovanni, Armando, Gregorio y Nuno, con sus interesantes aportaciones y anécdotas. Es para nosotros un placer poder entrevistarlos y esperamos que sus comentarios sirvan de inspiración a muchos coleccionistas.
La intención de este post es hacer un pequeño análisis del mercado y transmitir algún consejo al coleccionista más novel. Con esto en mente, hemos formulado a cada uno de ellos las siguiente preguntas/consultas:

 

  • Cuéntanos brevemente quién eres, de dónde eres (residencia actual) y  a qué te dedicas
  • ¿En qué eres especialista? ¿Cuáles consideras los puntos fuertes de tu colección? ¿qué te apasiona?
  • ¿Cómo crees que está evolucionando el mercado numismático y hacia dónde vamos? ¿crece o decrece? 
  • En cuanto a las nuevas generaciones, ¿qué ves de diferente en ellas? ¿cómo ves el coleccionismo dentro de 10 años? 
  • ¿Dónde crees que se está moviendo la demanda en tu país?, ¿portales de venta online, casas de subastas, comercio tradicional u otros?
  • En nuestra opinión, los precios de los coleccionables han sufrido grandes aumentos en los últimos años. ¿A qué crees que se debe? ¿Consideras que estamos en una burbuja numismática?
  • Cuéntanos alguna anécdota graciosa que pueda enseñarnos algo al resto de coleccionistas.
  • Para finalizar te pedimos que des un consejo para un coleccionista poco experimentado, o que nos cuentes algún error que no repetirías.
Muchas gracias por tu colaboración.

Giovanni C. Pettinaro, coleccionista de billetes

Buenos días Josep,

Intentaré responder a las preguntas de tu entrevista:

Me llamo Giovanni C. Pettinaro y soy italiano. Actualmente vivo en Milán donde desarrollo mi actividad de compra y venta de billetes del mundo de todas las épocas. Empecé a coleccionar monedas y billetes cuando tenía 7-8 años y nunca he dejado de hacerlo, aunque de adulto elegí dedicarme exclusivamente a los billetes. Durante muchos años, desempeñé un trabajo diferente como investigador en Robótica e Inteligencia Artificial. En cualquier caso, incluso entonces, fuera donde fuera por el mundo, seguí coleccionando. Al principio, cuando era joven e inexperto, compraba todas las piezas que se cruzaban en mi camino, aunque fueran muy circuladas. Luego, tras leer muchas revistas numismáticas, aprendí a consultar a los comerciantes de todo el mundo. Desde entonces empecé a acumular muchas piezas en condición Fior di Stampa o, como se dice en español, Sin Circular. Al principio cogí billetes de poco valor, luego poco a poco billetes de mayor valor y más raros. Hace unos 17 años, cuando decidí volver a Italia, había acumulado un gran stock de billetes de todo el mundo, por lo que decidí, junto con mi hermano Luigi, abrir una empresa para comprar y vender estas piezas.

A diferencia de cuando empecé a coleccionar hace muchos años, hoy la oferta de billetes se ha multiplicado enormemente gracias a los numerosos sitios en línea. Además, los Estados emisores de billetes han empezado a hacer caja emitiendo grandes cantidades de billetes conmemorativos para coleccionistas. Asimismo, en los últimos años ha aumentado progresivamente el número de billetes impresos en polímeros plásticos en lugar del habitual papel con marca de agua. Esto ha generado un mercado paralelo especializado únicamente en billetes de polímero. Los coleccionistas de hoy, en comparación con los de mi época, están considerablemente mejor informados y disponen de una enorme variedad de temáticas de coleccionismo, como billetes con efigies de personajes históricos importantes, o billetes que representan la fauna y la flora, o billetes que representan avances tecnológicos o estructuras arquitectónicas de diversa índole. En otras palabras, hoy en día hay mucho donde elegir.

Muchos nuevos coleccionistas inician sus colecciones haciéndose con un billete de cada país, de un determinado continente, o de todo el mundo. Con el tiempo, muchos de ellos se especializan en una temática de coleccionismo concreto o en las emisiones de determinados países o épocas. Luego están los coleccionistas más metódicos que intentan reunir todas las emisiones e incluso todas las firmas de determinados países.

En los últimos años, he observado que incluso las grandes casas de subastas europeas y mundiales incluyen cada vez más subastas de billetes en sus sesiones numismáticas. Obviamente, el mercado numismático sigue siendo mucho mayor, pero creo que el mercado de billetes aún tiene un margen de crecimiento considerable, mientras que el mercado de monedas, al ser más antiguo, ya ha tocado techo.

Los precios de los billetes han subido considerablemente desde que empecé a coleccionar. Algunas piezas que entonces podía encontrar baratas y fáciles se han convertido ahora en raras y muy caras cuando aparecen en el mercado. A menudo, las piezas más raras pasan de mano en mano por distintos marchantes, subiendo de precio de vez en cuando, antes de acabar en manos de algún coleccionista adinerado. En algunos casos, algunos billetes muy raros en un elevado estado de conservación se han convertido en activos refugio y, por tanto, buscados por inversores con gran capacidad financiera. Es difícil saber si los precios seguirán subiendo, pero una cosa es cierta: los billetes raros o únicos lo seguirán siendo siempre, por lo que, aunque se produzca un descenso de los billetes comunes, los raros seguirán teniendo valores muy altos precisamente porque es imposible encontrarlos en otro sitio a un precio más bajo.

Volviendo a los comunes, el consejo que podría dar a alguien que se inicia sería elegir una temática de coleccionismo o un país concreto, quizás el suyo propio, y coleccionar las emisiones actuales en el mejor estado de conservación posible (Fior di Stampa/Sin Circular). Con el tiempo, el propio coleccionista desarrollará un interés particular que le llevará a especializarse. Evidentemente, al principio hay que apoyarse en gente más experimentada como comerciantes de confianza y luego, poco a poco, puede empezar a buscar las piezas más activamente por cuenta propia.

 

Bueno, espero haber respondido a todas las preguntas de la entrevista; en cualquier caso, siempre estoy a vuestra disposición.

Por el momento, les envío un cordial saludo,

 

Dr. Giovanni C. Pettinaro

(IBNS LM-166, LANSA 1173).a

Armando Ribeiro, coleccionista de monedas y billetes

Soy portugués, pero llevo 20 años en España; ahora vivo en Madrid y empecé a coleccionar cuando llegué a este lindo país.

Cuando llegué a España, trabajé en Mollet del Vallès, cerca de Barcelona. Ahí hacían un mercadillo el primero domingo del mes y así es como empecé. 

Después todas las mañanas de domingo iba a la Plaza Real de Barcelona a mirar los puestos y comprar algo.

A mi me gusta de todo, monedas y billetes de todos los países, aunque mi punto fuerte son las monedas y billetes de Portugal y excolonias portuguesas, si bien es cierto que tengo muchas monedas y billetes españoles 

A parte de la pasión por la numismática, me encanta las personas relacionadas con el mundo de la numismática que he tenido el placer de conocer. Hice buenas amistades por la afición común que compartimos y eso vale tanto como las monedas y los billetes.

Personalmente veo bien el mercado numismático actual. Es verdad que Internet ha cambiado muchas cosas y, como siempre, los cambios traen cosas buenas y malas; yo me quedo con las buenas. 

Hoy es más sencillo comprar con las nuevas tecnologías, pero echo de menos salir temprano, ir a echar un vistazo a los puestos de los mercadillos y hablar con la gente.

Mi temor es que se pierda eso, porque el coleccionismo no es sólo monedas y billetes, es también todo lo que lo rodea.

Me preocupa el poco interés que muestran las nuevas generaciones, pero espero que con el transcurso de los años empiecen a prestar más atención.

Bueno, yo empecé con 33 años a coleccionar. 

En mi país hay demanda pero parece que entran pocos jóvenes en el mercado. 

Hay mucha afición por las monedas de la monarquía, aunque también tengo amigos que solo coleccionan billetes.

Los precios subieron mucho —pienso que demasiado —, no sé si es una burbuja o si se debe a que las nuevas tecnologías abrieron nuevos mercados  como el americano y el asiático, donde los precios siempre son más altos. 

Buenas anécdotas hay muchas, porque siempre pasa algo cuando merodeamos por los mercadillos, pero hay una que no olvido; hoy es una anécdota pero en su día fue algo serio.

Estaba en la Plaza Real de Barcelona como siempre al domingo por la mañana. 

Estaba mirando unas monedas y el señor que estaba en el puesto de venta me dice: “¡Cuidado, te robaron la billetera!” 

Me doy la vuelta y un tío sale corriendo con mi billetera y yo sin pensarlo dos veces corro tras él. 

Corrí cuatro manzanas hasta que lo pillé  en un callejón y me devolvió mi billetera. 

Detrás de nosotros venían 2 guardias civiles que habían oído los gritos: yo le llamaba ladrón y le decía que parara de correr para que me devolviera la billetera. 

Estaba yo con el hombre que me robó y los guardias pasaron de largo corriendo porque no sabían a quién estaban persiguiendo.

Cogí mi billetera y regresé, contento, a la Plaza Real. 

Consejos para quien empieza a comprar: mejor comprar material bueno y no acumular porque cuando empezamos, queremos comprar mucho y eso es un error. 

Gracias por la invitación.

Un saludo.

Armando Ribeiro 

Gregorio Cortés, coleccionista de moneda antigua española y romana

Mi nombre es Gregorio Cortés. Vivo en Dosquebradas, Colombia. Soy coleccionista y vendedor de moneda antigua española y romana.

Mi pasión es la moneda española anterior a 1830, así mismo todo lo antiguo, como es el caso de las monedas romanas, hispanoárabes, medievales e íberas.

Unos de mis puntos fuertes es la moneda romana y la moneda macuquina, así como las monedas de los Austrias.

Pienso que el mercado numismático sigue y seguirá en expansión, gracias a las redes que han hecho más accesible tanto la información como la adquisición de piezas.

Aunque muchos jóvenes cometen errores en el proceso de estudio, creo que es nuestra responsabilidad enseñarles que la numismática sin estudio no puede tener un buen final.

En mi país son súper populares los grupos de WhatsApp, así mismo los eventos o encuentros numismáticos que se organizan a lo largo del año en diferentes ciudades, haciendo más accesible las piezas en todas las regiones.

Muchas personas ven el mercado numismático como una buena forma de especular con sus piezas.

Pienso que si aprovechamos la inmensidad de la web, podemos ayudar a que esta burbuja no aumente más debido al desconocimiento sobre la realidad, tanto en precios como rarezas. 

Una vez fui a un evento Numismático y ahí mismo me contrataron para catalogar una colección de moneda romana; dije que no había llevado suficiente ropa como para estar varios más días fuera de lo planeado; me contestaron que no eran muchas; cuando llegué al sitio, resultaron ser 2.000 monedas.

Estuve 6 días catalogando y debí salir del comercio a comprar vestidos para poder pasar ese tiempo allá.

Como consejo diría que aprovechen toda enseñanza que les brinden, pero de igual manera, que no se vuelvan egoístas con lo que aprenden.

Nuno Cabelo, coleccionista de moneda portuguesa

Me llamo Nuno Cabelo y tengo 49 años. Soy de Lisboa, Portugal. Desde muy temprana edad he estado enamorado de la numismática, pero sin tener ningún numismático en la familia. Yo colecciono monedas de la República Portuguesa y sus colonias.

Considero que poseo una buena colección, teniendo en mi haber prácticamente todo lo que ha salido de las monedas corrientes, conmemorativas y emisiones especiales. Incluyo también en mi colección una gran variedad de ensayos, pruebas en relieve, errores de acuñación, y curiosidades varias.

Estoy orgulloso de mi nacionalidad y luego creé una colección que llamo de MERP “Monedas Extranjeras con Referencia a Portugal” y tengo en este momento cerca de 100 especímenes, siendo el 95% de plata y de oro.

Soy miembro activo de la ANP “Associacion Numismática de Portugal” y participo en un catálogo a su nombre “Monedas de Portugal” autoría del numismático Reinaldo da Silva.

Hablando un poco del actual momento de la numismática, personalmente lo veo con cierta preocupación, porque como sabemos, la mayoría de los jóvenes no se dedican a algo físico, real, y prefieren su mundo digital, como se puede ver en los juegos infantiles que hoy en día no existen y que tanta alegría dieron en el siglo pasado.

La tendencia actual es que los numismáticos más apasionados envejezcan y no sean sustituidos por gente más joven. Podemos poner como ejemplo que cuando un coleccionista muere, la prioridad de sus herederos es vender la colección cuando la podrían mantener e incluso mejorar (cierto que eso no ocurre siempre, aunque sí a menudo).

Actualmente la compra en casas de subastas tiene una comisión muy alta, y eso impulsa los compradores a buscar grupos de Facebook donde el riesgo es mayor en lo que respecta a la calidad de los bienes adquiridos. El comercio profesional en tiendas es una buena opción, y el comercio tradicional de las ferias parece estar en declive.

Veo cada vez más interés por las piezas certificadas, algo apreciado por unos y no tanto por otros, quienes tendrán sus razones. También cabe señalar que ésta es obviamente una opción que no está al alcance de todos.

Termino esta intervención dando una opinión / consejo a cualquiera que se inicie en este mundo de las monedas o de los billetes: al principio, es mejor que se dediquen a algo especifico y que no elijan coleccionar todas las temáticas, pues, a la larga, ésta podrá ser la diferencia entre tener una colección de nivel alto o varias de nivel bajo.

Saludos desde Portugal.

Nuno

Gracias por visitar el blog de NCV. Deseamos que hayas disfrutado de las entrevistas y que te hayan ayudado a inspirarte. Te recomendamos que eches un vistazo a las demás publicaciones; seguro que encontrarás artículos de tu interés.